Profesión de Fe

Babieca era el caballo del Cid Campeador, y vamos a necesitar de vasta cabalgadura. He aquí el origen del nombre y la profesión de fe.

Este será un boletín sin periodicidad, sin financiamiento, sin fines de lucro, sin instituciones que le respalden o padrinos que le bauticen, tampoco  sostendrá una línea editorial que responda a y/o calce las opiniones de los editores o de sus amigos; será un instrumento, pequeño y pobre -como la azada o el martillo-, puesto al servicio de los narradores orales y sus públicos.

Anuncios